[su_heading size=”20″ margin=”0″]”Es una pasada, ¿sabes? Es como volver al sitio donde todo empezó”. Jay no estaba en sí, a menos de una hora del comienzo del concierto. “Aquí, en El Junco, es donde nos conocimos en las Jam, tocando juntos…y ahora volver para un concierto…”, confesaba sin saber bien cómo acabar la frase.[/su_heading]

 

[su_dropcap]A[/su_dropcap] pesar de la carga emocional, la Youthness no ha decepcionado a nadie. Probablemente ni a si misma. La huella que esta banda deja en todas sus actuaciones se ha reconocido también en esa noche de concierto en la mítica sala de Jazz, donde los temas de su blues – gospel han sonado tan bien que costaba creerse, tras dos horas de conciertos, que sí, que estábamos en Madrid y no en la puerta de un garito cool en la orilla del Missisipi.

 

[su_quote]Capitaneada por Jay Rivera -pelo afro y pin de “I love female orgasm”-, la Youthness ha demostrado cómo puede sonar original y fresco un género tan clásico como el blues. [/su_quote]

 

 

Cuando Nacho saca la armónica para jugar entre las notas del dúo guitarra-bajo crean melodías perfectas, sobre las que vuela el vozarrón profundo y caliente de Jay. El ritmo de la velada lo marcan algunos de sus temas ya conocidos y las primicias que han regalado al público, adelantos de su nuevo álbum (del que pronto daremos más detalles). La raíz del soul sigue presente en todos ellos, quizás con particular intensidad en la apasionante Waterfall. Su música y su forma de interpretar grandes clásicos como la hendrixiana Foxy Lady son tremendamente sensuales, ancestrales, muerden las carnes del público y no le dejan moverse hasta la última nota. Y, será una casualidad, pero éste suele ser femenino en su gran mayoría.

 


 

 

 

[su_heading size=”18″ margin=”0″]Conoce más de The Youthness aquí[/su_heading]