En todo este año pasado aprendimos (re-aprendimos) que la recompensa de las victorias está en la ilusión de la pelea. Ha sido un año de ilusión, de esfuerzos y de mucho pesar. Pesar por ver a una ciudad que a veces parece que se va alejando cada vez más de nuestro ideario de ciudad. Y donde día tras día vemos lo caro que es dedicarse a la cultura y lo ruinoso y complicado que es apostar por ello.

Hemos visto como muchas salas, cafés y sitios de encuentro donde la cultura potenciaba nuestras vidas y obraban como verdaderos lugares emblema para el arte en general y la música en particular cerraban sus puertas debido, directa o indirectamente, a la más que tangible devaluación administrativa que el sector cultural tiene dentro de cada administración pública. De todas ellas, sin duda el cierre del Café Berlín fue la más triste y dolorosa de las noticias por la cercanía que teníamos para con la sala, además de su gran programación, calidad de sonido y factor humano; transmitiendo un verdadero y fiel ejemplo de que apostar por la calidad tiene su fruto y reconocimiento más temprano que tarde.

Así también hemos visto como númerosos proyectos cerraban temporal o definitivamente un ciclo: Swingdigentes, Alamedadosoulna, El Puchero del Hortelano, Bongo Botrako, etc, etc. grupos que marcaron una manera de entender y, sobre todo, de expresar su música. Dejándonos como mensaje final, cada uno a su manera, que la música es un arte de mil batallas dentro de la cotidiana lucha por la supervivencia dentro y fuera de los escenarios.

Pero también 2015 ha sido un año donde vimos nacer y/o crecer con mucha fuerza grandes proyectos de jóvenes músicos que desde aquí intentamos brindar siempre un espacio de difusión. Proyectos como Funkolate, Smoking Glasses, Matuja, Sutil, Papawanda, Da Groove Machine y un largo etcétera junto a otros grupos ya grandes que los vamos viendo consolidarse ás aún y que nos dan fuerzas para seguir nuestra labor y no dejarnos dormir demasiado en los laureles, siendo parte de nuestros brazos donde agarrarnos para extendernos con más fuerza y energía.

Un proyecto como el de Frecuencia Urbana que nació con la idea de formar parte de un pequeño espacio de difusión y promoción de bandas alternativas y emergentes de la ciudad y que hoy, tres años despues, y con la ayuda y reconocimiento de todos, vamos consiguiendo de a poco asentarnos y crecer con mucha fuerza.

Más de 20000 visitas a la web con casi el triple de páginas vistas. A punto de llegar a las 100000 visualizaciones en youtube, más 100 conciertos, 30 reseñas de discos, entrevistas, una base de datos con más de 80 grupos de la ciudad , la realización de producciones propias conociendo la vida de los artistas de la ciudad como “Tras el telón” y una de las agendas más completas de Madrid con la oportunidad de subir cualquier concierto sin coste alguno, nos ha servido para ir fortaleciendo un poco más nuestra presencia dandonos una fuerte razón de ser y existir.

Por todo ello nos preparamos para un 2016 a toda máquina. Continuando con todo lo que más nos gusta hacer, brindando un verdadero espacio de difusión y promoción a los grupos de la ciudad y una brújula dentro del maremágnum de la música en Madrid para todo el público consumidor de música. A la vez, vamos abriendo cada vez más nuevas vías de expresión para todos. Nuevos formatos que se sumarán a los presentes y donde los artistas podrán manifestar sus proyectos, pensamientos, inquietudes, etc… Seguiremos apoyando firmemente la música en directo, que es nuestra principal batalla e informarte de la mejor manera posible de todo el acontecer musical, alternativo e independiente, que se presente en Madrid.

Como creadores y productores audiovisuales seguiremos trabajando para mejorar en calidad y servicio, además de seguir intentando dar oportunidades y facilidades a todos aquellos que reclamen nuestros trabajos.

En pocas palabras, seguir creyendo con más fuerza que nunca que otro espacio de comunicación es posible. Un espacio diferente y alternativo que la industria de la música propone y que medios masivos veneran, un espacio de verdadero nexo y conexión entre público, artistas y cualquier agente cultural fuera del circuito comercial. Un espacio que convierte a la cultura más que en producto de consumo-descartable en un producto formado y hecho por todos y de lígera digestión.

Construir cultura y ser parte activa de ella es nuestro mejor regalo para todos este año que se avecina y nuestra mejor manera de agradecerles su apoyo y confianza.