Creer en la frágil barrera que separa el aliento y el susurro, es amar en épocas de vacias quimeras. Crear imágenes quebradas, dóciles fragmentos de un instante, es volar cuando todos van a gatas. Emerger sonidos iracundos, aullar a los fantasmas y quemar las virtudes, es vivir en tiempos donde no siempre todo es una cuestión de elecciones.

Cró!, en un nuevo desafió sonoro, más que nuevo álbum, se desangra en directo desde los estudios Brazil de Madrid pariendo un trabajo rico en matices y afilado como nunca en discurso a la vez que forma.

Siete canciones dan vida a un sujeto que grita, baila, busca, persigue, atraviesa, rueda, calla, muere y renace a cada instante. En un recorrido inquieto, inseguro y voraz, Cró! construye un discurso que se aleja de convencionalismos baratos (sean o no del género) y se relame sus propias heridas, mostrando orgullosos las cicatrices. Como si la sangre no sea el fruto más bien el karma. Una arriesgada hazaña en busca de oxigeno, espacios vacíos y rincones sucios.

Un cambio de forma a los que nos habían propuesto en su anterior trabajo. Menos áspero y más filoso. Alejado, como siempre, de cualquier atisbo de sonido enlatado y refinado en forma de canción.

Será así, quizás, el verdadero “éxito” del arte. Que no solo depende de elecciones, sino, en todo caso, de una acción asociada siempre a una idea. Elegir trae el trago amargo del vacío en la derrota o el éxtasis en la conquista. Pero lo peor, a veces, es la pesadilla de la inacción y la duda.

Texto: Iván lionel

 

 

 

* Frecuencia Urbana nace bajo el instinto de ser un catalizador de aquellos sonidos y propuestas musicales que no tienen cabida dentro del circuito comercial de la música en Madrid. No es una página de crítica musical, sino un espacio de difusión. Si crees que nuestro trabajo es útil, y además te gusta, compártelo, síguenos y sé parte activa para que bandas, medios y proyectos independientes puedan seguir existiendo.


Instagram