[su_heading size=”16″]Frank Santisuste nos muestra todo una amalgama de mundos diversos, que de tan diversos se unen para dar vida a un lenguaje musical que escapa tanto de “sectas como de puretas“.[/su_heading][su_dropcap size=”3″]A[/su_dropcap]menudo muy fácilmente negamos nuestro irreductible carácter ortodoxo, compenetrado siempre, eso sí, con una educación cultural (y religiosa, consiente o no) poca amiga de lo ajeno, de lo extravagante. Formando así adversidad en las diferencias y construyendo fuertes de pureza entre hombres y mujeres. Entre ricos y pobres. Entre el norte y el sur y un largo e infinito etcétera. Por supuesto, esa especie de coraza ante lo diverso también la encontramos dentro del mundo de la música, donde la pureza resulta ser muchas veces una desabitada y remota isla a la que nos encadenamos por miedo a no probar calidas aguas extranjeras. Es así, como dice el viejo refrán, que “el conquistador, de tanto cuidar su conquista, se hace esclavo de lo que conquistó“.

Pero por suerte existen también, y en Madrid es donde tenemos el honor de encontrarlos por ejemplo, una variada camada de músicos de jazz que viniendo de sitios diferentes han conseguido tanto empaparse como entregar de igual manera sonidos, ritmos y compases nuevos. Que cual esponjas, no han dejado de absorber liquido sonoro alguno que se les cruzare por el camino, potenciando así la calidad artística de la ciudad. Múltiples son los ejemplos y a muchos de ellos ya le hemos mencionado desde aquí con anterioridad: Pablo Martín Caminero, Roberto Pacheco Plaza, Enriquito, etc, etc, etc, a los cuales le sumamos a quien les presentamos hoy día, Frank Santiuste (Ogún Afrobeat, Le Parody, Victor Santana Band, Color Out….) y que, a diferencia de los anteriores, tal vez, relega un poco de esa elegancia jazzero-flamenca para contrarrestarla con un marcado ritmo y empuje sonoro.

Es así que con este Ep llamado “Imulé“, nos muestra todo una amalgama de mundos diversos, que de tan diversos se unen para dar vida a un lenguaje musical que escapa tanto de “sectas como de puretas“. Enérgicas composiciones que van desde la música negra y el jazz contemporáneo, pasando por los ritmos tradicionales cubanos para acabar con un “Bulería pa´ Maria“, fiel reflejo de la escuela “chano-pardeana“.

Aquí os dejamos entonces con este gran trabajo de Frank y una muy buena tropa de músicos, quienes en “Imulé” consiguen, con un puñado de notas, argumentar lo que en miles de años el resto de los mortales bien deberiamos ser capaces de saber hacer, “beber juntos de la tierra“.

[bandcamp width=60% height=300 album=1882149882 size=large bgcol=ffffff linkcol=0687f5 artwork=small]