Al igual que en el buen vino, el buen jamón o los mejores romances, la distancia y el tiempo de maduración es absolutamente necesaria para la reflexión y el análisis correcto y medido. Las sensanciones, los aromas, las texturas, en la lejanía, realzan el carácter y acrecentan (o disminuyen) el cariño y su personalidad.

 

A un año del estreno de su primer larga duración, nos encontramos con a Gelo y Pablo Oliva de Nutopía para que nos cuenten cómo es sentir “Vacaciones” en la distancia, poder echar la vista atrás y ver que sensaciones les quedan luego de que las primeras emociones “post-parto”. “El tiempo y la distancia nos ayudan a coger perspectiva, hacer balance del año y ver que ha sido bueno, pero siempre trabajamos para mejorar”. Aunque según sus propias palabras, no sean mucho de “echar la vista atrás, sino trabajar en el presente para poder recoger buenos frutos en el futuro”

“Las canciones han ido madurando solas de manera natural y las sensaciones siempre son positivas, tocar el disco nos da mucho gustito. Raúl Santos realizó un trabajo duro y exquisito de producción y arreglos para que el disco sonara como suena y las canciones funcionasen de la manera que funcionan, también se encargó de la mezcla, que fue hecha con una dedicación y precisión de cirujano. Además de aprender a tocar el bajo para el proyecto. Sin duda su entrada en Nutopía ha sido fundamental. Disfrutamos viendo a la gente, al público, que cada vez se suelta más, canta más y baila más y eso es una buena señal.
Haciendo balance del año, y contando con que somos un grupo emergente, que apenas conoce nadie, y que acabamos de autoeditar nuestro primer trabajo, que apenas conoce nadie, vemos que hemos conseguido entrar en varias listas de “Los mejores discos de 2015″ junto a artistas ya consagrados y eso nos da mucha fuerza y mucha alegría.” Nos cuenta Gelo.

Hablamos sobre el peso que recae justamente en Gelo el hecho de liderar el proyecto, y nos dice que “todos de una manera u otra compartimos el peso del proyecto, independientemente de que yo abarque mas parcelas a diferentes niveles como redes sociales, producción ejecutiva, etc… me siento con la responsabilidad moral de hacerlo y lo hago encantado, aunque lo mío siempre será componer y cantar canciones”.

Sabemos muy bien que a día de hoy, no solo de la creación y la expresión artística vive el músico, donde pasó a tener un papel (tal vez) más predominante en diferentes funciones alejadas del ámbito artístico. Un proyecto cultural nunca fue accesible ni puesto con una alfombra de rosas, y desde esta plataforma conocemos periódicamente casos de grupos que se abandonan a la frustración de no poder plasmar su ilusiones y esfuerzos debido a un sinfín de trabas, tanto culturales como institucionales y empresariales, que no favorecen a la correcta proliferación y desarrollo cultural de la ciudad. Tal vez sea un problema de habituarse a la oferta y a la demanda que esta ofrece, siendo la primera mucho más superior a la segunda. Tal vez sea que lo de llevar a cabo un proyecto cultural no sea para cualquiera… Gelo lo tiene mucho más claro: “¿Proyecto cultural hoy en día? ¿En este país? ¿En 2016? JAJAJAJAJAJA ¿Qué cómo se plantea? JAJAJAJAJA … Pues MAL, se plantea mal. Pero eso no significa que no haya que hacerlo. ¡HAY QUE CREAR PROYECTOS CULTURALES SIEMPRE ! (Pese a todo…) Seguro que hay sitio para vivir de la música, pero en Google Maps no sale, así que habrá que seguir buscando.”

Y justamente si hay algo que parece ser una constante en Nutopía es precisamente la perseverancia y ese tiempo de maduración que vuelve y se repite se forma asidua en cada uno de los pasos y procesos del grupo a lo largo de su historia. Desde sus comienzos a mediados del año 2000 hasta la actualidad, parece ser que cada canción, cada palabra, cada proceso creativo y cada acción misma del grupo, se transforman en un ejemplo atípico dentro de una sociedad donde lo fugaz y lo instantáneo son los elementos predominantes. Algo así como no tengas prisa, las cosas buenas llevan su tiempo. Los temas parecen gestarse en estancias largas, con la pausa necesaria para darle a cada letra, a cada acorde y a cada silencio su verdadero peso especifico y una vital carga dentro del conjunto de la canción. Un trabajo más cercano a lo artesanal que a lo puramente mecánico.

Nutopía se presentan este sábado 4 de junio dentro del ciclo de conciertos “Estación Rock“, patrocinado por esta casa. Con el fin siempre de poder acercarles lo mejor de una escena que arde a diario en nuestra ciudad. Nutopía nos prometen para este sábado canciones nuevas y mucha “¡Emoción, alma y sudor en eléctrico. Tocar en Siroco despues de muchos intentos fallidos y encima acompañados de un grupazo como Peachy Joke!”