Ogun Afrobeat, a través de un maduro  y excepcional trabajo su reciente Lp, hace que entonces aquellas sensaciones lejanas vividas ayer, vuelvan hoy con más fuerza y vitalidad para dar una esperanza al mañana.

Cualquier camino de ida pude llegar a ser, a su vez, también de vuelta, y viceversa. La sensaciones que uno encuentra al doblar una esquina, juzgandolas como nuevas, tal vez ya las hemos vivido con anterioridad. Es la rapidez del paso del tiempo la que no deja mucho sitio al recuerdo, ni siquiera, de instantes atrás. Y menos hoy en día, en esta sociedad donde todos somos parte de la misma madera a quemar que se pierde rápidamente con el humo del instante presente. Lo pasado, sótano oscuro que mejor no pisar. El futuro, ya mejor ni creer en él. Ogun Afrobeat, a través de un maduro  y excepcional trabajo su reciente Lp, hace que entonces aquellas sensaciones lejanas vividas ayer, vuelvan hoy con más fuerza y vitalidad para dar una esperanza al mañana.

La primera sensación que te da al oír el nombre de esta banda, es sin duda alguna por la segunda palabra de su nombre y la remembranza a su progenitor. Un Fela Kuti en llamas (como lo recuerda uno siempre), poseído por un espíritu salvaje y de furiosa rebelión musical. En constante éxtasis, desenfreno, y una carga energética que coje de la mano a lo espiritual y se lo lleva a desandar caminos andados por predecesores.

Así, y casi medio siglo después, aquel estilo enérgico y polirrítmico lo podemos encontrar de una manera fiel en Ogun. Y justamente, aquí radica la cuestión a la hora de definir un concepto como el de fidelidad en las que muchas bandas que pretenden comunicar su música a través del Afrobeat se pierden dentro de la brutalidad de aquel mismo. Fiel, no como definición de exactitud, de tener que cumplir a rajatabla algún legado tal y cual lo fue dado en su origen. Sino más bien, fiel en su definición más honesta y romántica que la palabra puede designar, es decir, fidelidad para continuar unas bases, pero sobre todo, para seguir auscultando en esa exploración e indagación por la cual dió a luz al estilo. La persecución honesta y leal a una búsqueda que nunca debe de acabar.

Emergiendo, entonces, desde una perspectiva audaz y original. Creando un mapa de sonidos que juega, entre variaciones de estilos de música de raíces negra, con una creatividad y talento fundidos en una estación sonora en ininterrumpido galope. Donde el éxtasis se confunde entre la alegría y la rebeldía de alienados vientos, teclados en pleno proceso de ebullición y enajenada base rítmica, Ogun Afrobeat da rienda suelta así a su capacidad artística en un terreno resbaladizo y muchas veces complicado de cruzar, el afrobeat. Donde quienes lo cruzan, en ocasiones lo pretenden defender más por un volumen alto de vientos y percusiones, que por su agudeza musical e ingenio compositivo. Todo lo contrario de lo que podemos apreciar en esta banda madrileña y multiétnica, como no podía ser de otra manera, un buen reflejo de la ciudad.

The Observer“, primer Lp de la banda, con marcadas tildes jazzeras y penetrantes trazos Funk o Soul, tonifica un estilo donde apoyado en sus pilares fundamentales (vertiginoso ritmo, potentes vientos), logra sin escaparse de él, hacerlo mucho más vivo y fiel que siempre.

[bandcamp width=50% height=400 album=3507804892 size=large bgcol=ffffff linkcol=0687f5 artwork=small]