Sinouj jazz busca enardecer las viejas tradiciones soltándoles las modernas amarras de la costumbre y el tradicional miedo a la ruptura, para que, como bien nos ha enseñado el jazz a lo largo de toda su historia, pueda la creación volar y germinar en la amalgama de virtudes y enseñanzas que la libertad de la misma música te puede brindar.

Sobre el concierto de Sinouj el pasado Sábado en el Bogui Jazz podríamos escribir sobre tantas cosas que difícil es ponerse de acuerdo por cual empezar. Se podría empezar hablando de nuestro retorno a una sala que teníamos algo abandonada últimamente. Craso error siendo como es, un verdadero templo del jazz en muchas de sus vertientes, un sitio de lujo para una ciudad contar con una sala así. Podríamos hablar también sobre un concierto donde se hace muy presente la asistencia de músicos ajenos a la banda, creando un aire familiar al circuito de músicos de jazz de la ciudad, dándonos a entender además de que seguramente no hemos fallado en la elección ni de la fecha ni del lugar. Y por supuesto, podríamos hablar de Sinouj, este particular proyecto liderado por Pablo Hernández, donde a través de una música fresca, sensible y sedosa consigue conquistar durante las dos horas de concierto a nuestros oídos. Y a nuestro pensamiento, gracias al carácter persuasivo y evocador de su música, transportarlo lejos, muy lejos al menos de la sala ubicada en pleno centro de Madrid. 

Podríamos hablar también, por ejemplo, de la extraordinaria capacidad y versatilidad de un músico de jazz  por adaptarse y amoldarse a cada situación y momento. Ayer tocando para el proyecto de otro colega, hoy para el suyo propio y mañana con un grupo completamente diferente. De como un concierto sale adelante de manera positiva, con sus dificultades, aciertos y erorres, cuando cinco de los seis integrantes es la primera vez que actúan en directo bajo la batuta de Pablo Hernandez. Así vimos como la banda adquiría un cariz más progresivo cuando la guitarra de Victor Navarrete tomaba principal incapíe en el juego. O como los trazos más jazzeros tenían más relevancia cuando Jorge Vera se acentuaba en la “conversación” con su piano. Horas y horas podríamos detenernos a hablar de la más que inspirada noche que ha tenido Ariel Bringuez al saxo, como ya bien viene siendo una sana y extraordinaria costumbre para quienes tenemos la suerte de disfrutarlo seguido por las salas de la ciudad. O de la peculiar aportación de Kaveh Sarvarian con aquella flauta oriental llamada “ney“. Con un sonido dulce y dócil a la vez que rotundo, relajante y amansador.

Podríamos hablar, por consiguiente, de tantas cosas que seguramente mucho antes ustedes se aburran. Por ello es que no hablaremos de nada y ahora mismo les dejaremos aquí debajo con “La Fiche“, último disco de este gran proyecto. Dejando así que sean ustedes mismos los que juzguen, y nos argumenten si quieren, sobre este genial grupo llamado Sinouj.

[bandcamp width=100% height=170 album=3839931825 size=large bgcol=ffffff linkcol=0687f5 artwork=small]

 

 

 

 


Imagen: Victor Zamora    /   Texto: Iván lionel