[su_heading size=”16″]Music no problem” es el primer albúm más DVD de los Swingdigentes, que entre otras peculiaridades, esta grabado íntegramente en la calle, en las adoquinadas calles de Bustarviejo para ser más concretos.[/su_heading]

[su_dropcap size=”3″]L[/su_dropcap]a Industria se aumenta y vanagloria día tras días fomentando el consumo y diversificando y aumentando el número de sus productos. Así, nosotros contentos estamos teniendo “tanto que elegir” aunque tristes a su vez por lo poco que podemos adquirir de todo lo que nos gustaría. Los mecanismos de producción engrasan la maquinaría y la llevan al culmen de su ser, haciendo en ella una constancia alejada muchas veces de aquella “esencia” que tanto les gusta a los románticos.

Entre estos mecanismos, la cultura no podía ni mucho menos quedarse atrás, manteniendo al aburrimiento como motor principal de la producción artística. Tal vez, lo peor de nuestra actualidad cultural, sea esa “gomosidad” de algunos artistas que alguna vez fueron (o así al menos se les denominó) “independientes y alternativos”, librando arduas batallas contra el sistema y ese hastío cultural predominante. Y donde terminaron rápidamente durmiendo arropados en sus mismas mantas cualquier noche de otoño. No es casual, por ello, que el fastidio cultural actúe como una especie de “fedd-back del bostezo”, como diría Savater, “un aburrimiento organizado” para que dicha maquinaría siga sus procesos de aglutinar mercancía que ni siquiera consumimos.

“Pero veníamos a hablar del nuevo disco Swingdigentes. Y es en este caso que el significado de “nuevo” si lo podemos asociar casi como nunca a “original”, a “noble”, a “auténtico”. “Music no problem” es el primer albúm más DVD de los Swingdigentes, que entre otras peculiaridades, esta grabado íntegramente en la calle, en las adoquinadas calles de Bustarviejo para ser más concretos. Pero no solo hablamos de un álbum de música, sino hablamos de personas y de un grupo; y especialmente de todo lo que engloba este proyecto comenzado haya por el 2011 y que junto a ellos fuimos aprendiendo a disfrutar de un proceso, encontrando en la virtud y en la paciencia las claves para apreciar el camino recorrido, el día a día.

Existen mentes sensibles y otras menos. Mentes con un dominio más amplio del intelecto que otras, aunque todas tienen una especie de sensibilidad natural, casi primitiva, para sentir el arte y la música en particular. Esa capacidad nos es innata al ser humano y esta en cada uno explotarla más o menos, según su orden de prioridades. Swingdigentes hizo de esta capacidad su fuerza principal de grupo. Una sensibilidad no solo artística sino también social y política. Observándose ellos mismos, primero y antes que nada, para luego levantar la mirada y ver que hay ahí a su alrededor, con la ventaja de saber ya quienes son y que es lo que quieren. Moviendo a la inquietud, al inconformismo,  a la necesidad y a la a la pasión por ejercer lo que uno ama. Convirtiendo la máxima existencialista al pie de la letra: Transformar el hastío en angustia, para luego convertirla en una visión profunda y critica del ser y de la sociedad en su conjunto.

Tal vez no hayan inventado nada, pero entendieron claramente que la revolución es lo contrario a la utopía y que es a través del ejemplo que predican una practica artística a base de valores, deberes y libertades. Transformando lo rutinario en algo imprevisible, entendiendo que si somos esclavos del sistema, emanciparse de esa esclavitud es un deber irrenunciable, más que un discurso de formas.

Gracias a la constante búsqueda de “la vida” por parte de sus miembros y a la ayuda del crownfounding, a manos de sus fieles seguidores, podemos dejarles a vosotros ahora mismo con Music no Problem,  junto a también el maravilloso documental realizado por Luis Olano, ambos, sin desperdicio alguno.

[bandcamp width=50% height=472 album=1613522836 size=large bgcol=ffffff linkcol=0687f5 artwork=small]

 

[su_heading size=”18″ margin=”0″] Conoce más de Swingdigentes[/su_heading]