Weed for the parrots, el último grito al aire del trío madrileño The Parrots, se presenta en forma de seis cortes que consolidan un sonido que ya nos veníamos imaginando en ellos desde trabajos anteriores.

 

Con la rabia de un punk salido de un garaje, la dejadez del género se equilibra con simples, pero a la vez sofisticados, acordes de rock n roll y algunos matices de psicodelia anti refinamiento, de aquella que hay en el “hoy es hoy y mañana ya se verá” que es una forma más de decir carpe diem pero con las manos un poco más manchadas de lo que sea que habita en los suelos de las aceras.

Como en cualquier tipo de buena música no pueden faltar influencias y reverencias de la más diversa índole, la mayoría de los nexos que la música crea se muestran invisibles al ojo, The Parrots ataca con la canción All my loving de The Almighty Defenders. No dista demasiado de la original, pero se podría decir que es un poco menos gospel y un poco más garage, por lo que no habría temor a asegurar que suena toda suya.

A lo largo del disco, la fineza musical que a veces falta, pero que desde luego no se necesita, se ve totalmente cubierta por una energía desmesurada, real, cruda y pura, que es donde realmente radica la valía del grupo y que recuerda a otras épocas que se asemejan a esta en cuanto a que todo ya ha sido hecho y el nihilismo se convierte en una manera de buscar nuevos valores.

[bandcamp width=50% height=400 album=1005524341 size=large bgcol=ffffff linkcol=0687f5 artwork=small]

 

 

 

Texto: Diego Rodriguez Veiga (@diegoricks)